El selenio, un oligoelemento imprescindible

El Selenio está en nuestro cuerpo en muy pequeñas cantidades, pero es esencial para muchas funciones de nuestro organismo. 

Destaca por su enorme acción antioxidante, protege nuestras células de los radicales libres e interviene de lleno en la salud celular, evitando así su degeneración. Es tal el poder antioxidante del Selenio, que está considerado de 50 a 100 veces más potente que la vitamina E.

Es un aliado fantástico para combatir muchas enfermedades, algunos de sus beneficios son: 

-Mejora los efectos secundarios de la quimioterapia en el paciente oncológico. 

-Ayuda a contrarrestar la toxicidad de los metales pesados (como el cadmio, mercurio y arsénico) a los que estamos diariamente expuestos por la contaminación del aire y agua. 

-Interviene en la formación y movilidad de los espermatozoides, es un oligoelemento clave en la fertilidad masculina. 

-Interviene en la síntesis de la prostaglandinas y en la producción de anticuerpos. 

-Es muy beneficioso para nuestra piel, ya que mejora su elasticidad, manchas, psoriasis, seborrea capilar o envejecimiento prematuro. 

-Mejora la degeneración macular y cataratas. 

¿En qué alimentos lo puedo encontrar?

Está presente en el brécol, repollo, apio, ajo, cereales integrales, levadura de cerveza, champiñones, cebollas, frutos secos, etc y frutas ricas en vitamina C como las fresas, el kiwi o las naranjas. El contenido de Selenio de los alimentos está estrechamente ligado a la riqueza de Selenio del suelo donde se han cultivado los alimentos, lo cual dificulta que los niveles que podamos obtener a partir de la alimentación no lleguen a ser los suficientes, además, tras la cocción de los alimentos se pierde gran parte de este mineral.

×

Powered by WhatsApp Chat

×